El rostro es nuestra carta de presentación, si estamos felices se nota y si estamos cansados también se nota. Aprovecha al máximo los productos que utilizas para el cuidado facial optimizando sus resultados con un ligero y breve masaje facial. No sólo te ayudará a integrar mejor a tu piel los aceites, mantecas, serums, leches y cremas que aplicas diariamente a tu piel; también los masajes estimulan terminaciones nerviosas relajando la tensión que se forma en la piel desde los tejidos y mejoran la circulación.

No es necesario ser un experto en cosmetología y dermatología para poder dedicar unos pocos minutos a consentir el rostro. A continuación te compartimos algunos tips para que en pocos pasos logres un masaje facial que dejará tu piel renovada y más saludable.

  1. Lava tus manos, posteriormente limpia tu rostro y cuello con algún shampoo facial suave de preferencia que contenga ingredientes naturales orgánicos y que sea elaborado con fórmulas fitocosméticas por los beneficios que aportan a la piel.
  2. Coloca una pequeña cantidad del producto que hayas elegido, (ya sea una crema, serum, aceite o leche) utiliza una pequeña aplicación en la palma de tu mano y frótalo suavemente para calentarlo.
  3. Comienza a masajear desde la parte central del rostro, con las yemas de los dedos moviéndose suavemente sobre las paredes de la nariz, partiendo de la base de la nariz pasa por las mejillas hacia las sienes en un movimiento superior.
  4. Después de masajear la frente, pasa a la zona del entrecejo y la frente haciendo pequeños movimientos suaves y circulares, también en el contorno de los ojos.
  5. Masajea desde la base del cuello hacia las orejas, despeja un poco tus dedos como dando pequeños toquecitos como en forma de aspa, esto ayudará a evitar la flacidez y acumulación de grasa en la parte inferior del mentón.
  6. Finalmente frota tus manos creando mucha energía, frota intensamente y cuando sientas calorcito en las palmas de tus manos acércalas a tu rostro sin tocarlo pero quedando muy cerquita para sentir su energía. Esto ayudará a relajarnos y favorecer una mejor absorción del producto.

Puedes disfrutar de este sencillo masaje facial ya sea por la mañana o por la noche, mientras más lo realices mejores resultados obtendrás, pues tu piel ganará tersura, flexibilidad y un aspecto más saludable.

Boletín de novedades

Regístrate y recibe novedades, ofertas exclusivas y consejos para el cuidado de tu piel…

¡Registrado!

Pin It on Pinterest

Share This